27 abril 2015

Charlie Brown, un mago excepcional

En el año 1985, la Peña Mágica Rosarina se reunía en el local de Artistas de Variedades que dirigía el popular Mendozita, ubicado en Tucumán al 1000, allí donde la calle comienza su declive hacia el bajo.

En una noche calurosa de noviembre de 1985, en el patio de aquel caserón, la Peña recibía a un mago excepcional.
Charlie Brown vestido de blanco, presentó una rutina, aunque no puedo recordar si en el mismo orden que enumero: pañuelo de una mano a otra; anillo en el reloj; pila mediana a grande, pases con monedas; aros chinos con perchas; vino convertido en pañuelo; aparición de botella de sidra de un tubo vacio; transformación de paloma en capelina; tubo fluorescente danzarín.

No era muy conocido en aquel momento aquel mago flaco, alto, elegante, con pinta, voz de locutor de radio, y exquisita magia.

Lamentablemente en mayo de 1990, la ceremonia habitual de romper una varita mágica ante la muerte de un mago, se realizaba en honor a Charlie.
Norberto Barrile, mago Barry, escribió una nota muy emotiva sobre él en el Boletín de la Pemar de julio de 1990.

Algunos años más tarde, en un viaje a Buenos Aires, le pedí al recordado amigo Carlos Raggi, muy cercano a Charlie, que me contara sobre él.

Reproduzco brevemente aquella charla que mantuvimos por más de dos horas y media y que grabé entre café y café, solo interrumpida en algunas oportunidades por la tos crónica de Carlos.

Cristian Gabriel Paglia, había nacido en 1959, y comenzó con la magia a los 11 años, pero fue recién un par de años después cuando llego a sus manos el libro Encores del genial Tony Slydini, lo que marcó su carrera artística.

El servicio militar obligatorio, por suerte desobligado desde hace años en nuestro país, lo llevó a Comodoro Rivadavia, ciudad donde vivió por dos años, y fue después del retorno del sur que comenzó una relación más fluida con Raggi, a punto tal de convertirse en compadres.

Charlie en la TV con Leonardo Simons
Su primer nombre mágico fue Fafá, pero cuando comenzó a trabajar en la televisión, una productora del programa Música Total de Canal 9, le sugirió no solo cambiar su nombre artístico, sino que se atrevió a bautizarlo como Charlie Brown, lo que el mago aceptó, y así quedó.

Tuvo una carrera meteórica, y trabajó en programas televisivos de alto rating de la década del 80, por nombrar unos pocos: Sábados de la bondad, Feliz Domingo, Hola Susana, Finalísima, Carozo y Narizota, No toca Botón.
Fue profesor de magia de la academia del Bazar Yankee, pero cuando ese negocio se mudó del centro a barrio Belgrano, Charlie pasó a dar clases en el negocio Buenos Aires Mágico de Carlitos Raggi.
En Bazar Yankee. Foto cortesía del
Centro Argentino de Historiadores y Coleccionistas de Magia

En Bazar Yankee. Foto cortesía Centro Argentino
de Historiadores y Coleccionistas de Magia
Lector incansable, tímido e introvertido, pero al igual que muchos artistas, cuando enfrentaba al público en un show, afloraba otra personalidad totalmente distinta que arrollaba a los espectadores.

Una anécdota graciosa que recordaba Carlos Raggi, fue que antes de comenzar uno de los programas No toca Botón, Olmedo le pregunto a Charlie cuando cumplía años, y aunque faltaba bastante, Olmedo le dijo que no importaba, que esa noche iba a anunciar como ese día el aniversario de su nacimiento y lo iban a festejar en vivo en el programa. La anécdota no quedó aquí. ¡No!.
Al día siguiente, los teléfonos de Buenos Aires Mágico estaban al rojo vivo con más de 300 llamadas telefónicas saludando al cumpleañero.
Una de las tantas actitudes inesperadas del incorregible y querido negro Olmedo.

En el Flasoma de 1987, Charlie ganó el premio de Invención y perfeccionamiento con su “Pila de monedas flash”.

En 1989, participo en el show “Energía” de Valeria Lynch. La apertura de espectáculo, consistía en la aparición de Charlie de la Caja de sombras, luego mostraba la caja vacía, y de la misma aparecía a continuación Valeria cantando.
Aparición en el Show Energía
Durante el show había otras ilusiones, como por ejemplo hacer levitar a Valeria mientras entonaba una canción debajo de un lienzo, la hacía desaparecer del escenario, y al instante la cantante aparecía siempre entonando la canción desde la entrada al teatro, por detrás de los espectadores.

Magia para Valeria en Energía
El show estuvo en cartel en el Gran Rex de Buenos Aires con mucho éxito, y luego siguió la gira por varias ciudades del interior.
 
Lo pudimos ver en Rosario, no solo en el teatro, sino que también fue transmitido por canal 3 de nuestra ciudad. Faltaba todavía recorrer Mendoza, pero el destino no permitió que el público mendocino apreciara la calidad de Charlie.

Murió en mayo de 1990, en su momento de mayor esplendor y juventud.

En internet hay muchos videos que reviven su talento artístico.

Quizás el efecto por el que la gente más lo recuerda es el del tubo fluorescente danzarín (uno de sus preferidos) y la aparición de la capellina.

Charlie Brown, un mago excepcional!



14 comentarios:

  1. hola Edu, brillante como siempre, tambien lo trajo la peña una noche en un patio antiguo en calle Tucuman al 1000 o 1100 sino me traiciona la memoria., o sera esa la noche a la que haces mencion de Mendocita, un abrazo FAFA.

    ResponderEliminar
  2. Claro Leo, justamente fue en esa oportunidad en el patio angosto de aquel viejo caseron. A ese momento me estoy refiriendo. Hago mencion a Mendozita porque era él que dirigia Artistas de Variedades, un viejo luchador incansable, pero no tenia nada que ver con la peña, solamente nos brindo el espacio para que pudieramos reunirnos.
    Gracias por tu comentario.
    Se cae el pelo, pero la memoria esta intacta.
    Como veras fuiste tocayo de la primer epoca de Charlie. Abrazo

    ResponderEliminar
  3. hola Edu, brillante como siempre., a Charlie tambien lo vimos una noche traido por la peña a una vieja casa de calle Tucuman o me esta traicionando la memoria y sera la noche de artista de variedades a la que te referis alli mostro el tubo bailarin con una plasticidad de movimientos impactante, abrazo grande amigo.

    ResponderEliminar
  4. hola Edu, brillante como siempre, tambien lo trajo la peña una noche en un patio antiguo en calle Tucuman al 1000 o 1100 sino me traiciona la memoria., o sera esa la noche a la que haces mencion de Mendocita, un abrazo FAFA.

    ResponderEliminar
  5. Eduardo muy buena la nota como siempre. A Fafá (para nuestra camada siempre será ese su nombre) lo conocí en la escuela de Lola de Fu Manchú, allí cada sábado se sentaba en el café de Riobamba y Bme Mitre y a la salida de clases de todos nosotros le pasabámos lo que habíamos aprendido, y él estaba practicando, siempre con monedas en la mesa.Allí nació una amistad con Carlitos Raggi que vendía tambien en ese café los juegos que fabricaba. Rodó

    ResponderEliminar
  6. Gracias Rodolfo por el aporte. Han quedado muchas cosas porque caso contrario seria muy extenso, pero Carlitos Raggi me conto mucho acerca de su amistad con Charlie y de la historia de ese gran mago. Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. Como siempre fantásticos tus artículos Eduardo!! Gracias por recordar a los grandes de la magia y respetar nuestro arte. Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bachi gracias por el comentario. Fuerte abrazo

      Eliminar
  8. Recuerdo en el video Blokcboster de Salta habia un video de "Aprenda magia con Charly Brown" fuimos con Piuman se asocio porque yo no tenia direccion en Salta, alquilamos la peli y la copiamos en vhs para tenerla de recuerdo. Muy buena nota.

    ResponderEliminar
  9. Si Seba, ahora que lo comentas recuerdo que habia un video como el que decis. Gracias por el aporte. Abrazo

    ResponderEliminar
  10. fue mi maestro, estudie con él 2 años y un año después nos dejo, una gran persona al igual que Carlos Raggi quién también nos dejó para irse de gira con el y seguramente dando toda su magia para deleite de muchos.

    ResponderEliminar
  11. sí, dos excelentes personas !

    gracias por el comentario

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios.